El hombre desnudo: El Nevado de Toluca y sus alrededores

Actividades

Caminar sobre un “hombre desnudo”, a más de 4000 mil msnm, podría parecer una actividad algo excéntrica y poco atractiva para muchos. Sin embargo, miles de personas  lo hacen todos los años: runnings, ciclistas, senderistas, alpinistas, campistas y coleccionistas de imágenes. Este “hombre desnudo” es el Nevado de Toluca o Xinantécatl, cuyo nombre prehispánico significa precisamente esta condición de vulnerabilidad humana.

Uno de los grandes atractivos de este volcán aletargado cercano a la Ciudad de México – menos de dos horas en auto – es la belleza de sus escenarios alpinos, no sólo su imponente cráter de 1.5 kilómetros y cumbres que se visten de blanco durante el invierno, sino también su naturaleza y geografía que vamos descubriendo durante el ascenso.

bwd  Pág 1/2  fwd
avolcan09.jpg
ciclismo.jpg
ciclismo1.jpg
senderismo.jpg
senderismo1.jpg

Por. Alejandro Aguilar Martínez

Lo más recomendable es subir al cráter antes de las cuatro de la mañana para apreciar el espectáculo del amanecer en la montaña, siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan. La temperatura en el Nevado de Toluca, unos  -4º C, y los fuertes vientos que nos golpean hacen de sus picos, como el del Águila o el Fraile, metas difíciles de lograr en ciertas épocas del año.

Luego de unas dos horas de recorrido, sorteando áreas nevadas y pronunciados declives, llegamos al Pico del Águila. En la cima podemos admirar los azules turquesa de las lagunas del Sol y de la Luna, ambas sagradas para los indígenas. Debido a las exigencias en el camino, sugerimos realizarlo con el equipo necesario y si no cuenta con experiencia es imprescindible un guía que domine la zona.

En las temporadas de primavera y verano, el Nevado de Toluca y sus alrededores son ideales para actividades que nos permiten disfrutar de la naturaleza: largas caminatas, senderismo, ciclismo de montaña y escalar las cumbres con mayor facilidad y seguridad.

En las faldas del Nevado de Toluca se encuentra el Parque Nacional de Los Venados, reserva en la que los visitantes pueden acampar y prepararse una jugosa carne en pintorescos asadores. Los bosques de encinos, pinos y ocotes son refugio de pequeños mamíferos silvestres y nidos de halcones y águilas.

Además del Nevado de Toluca y el Parque Nacional de Los Venados, también los invitamos conocer  la oferta ecoturística de Zinacantepec como el pueblo Raíces, última población que se atraviesa camino al volcán, viniendo de la ciudad de Toluca en el Estado de México. En Raíces encontramos La Ciénega, complejo sustentable y criadero de truchas enclavado en un valle asilado, rodeado de montañas y árboles. Los visitantes, inmersos en la naturaleza,  tienen oportunidad de practicar pesca deportiva: truchas de las especies blanca, arcoíris y café, esta última de las más apreciada por su fuerza, y cuyos ejemplares llegan a pesar entre cuatro y cinco kilogramos.

En La Ciénega existen dos modalidades de pesca deportiva, catch and release – pesca y liberación – y pesca para consumo. Si eligió la segunda, puede saborear más tarde de un exquisito platillo, ya sea preparado por los  cocineros del lugar o por usted mismo. Es importante mencionar que debe llevar su propia caña y señuelos, pues no hay dónde alquilar equipo.

 

Aún con tiempo, vale muchísimo la pena conocer el centro de Zinacantepec, sus bien conservadas haciendas y su Museo Virreinal – instalado en un convento franciscano del siglo XVI – con 20 salas y un importante acervo de piezas representativas del arte sacro, como la pila bautismal monolítica, única en su tipo en todo México debido a su tamaño y su ornamentación que mezcla símbolos católicos con elementos de la cultura náhuatl.

Zinacantepec, desde la época colonial, ha sido un paso obligado para los diferentes productos provenientes de las costas del Pacífico. Antiguamente los comerciantes paraban en la zona e intercambiaban sus productos por otros artículos. Esta actividad comercial propició una extensa gastronomía de platillos elaborados con mariscos y pescados, particularidad que sirvió de magnífico pretexto para organizar desde hace tres años la Feria del Marisco, festividad en la que coinciden sabores especiados, actividades culturales y música regional. Además de mariscos y pescados, la cocina tradicional incluye la barbacoa y los deliciosos tacos de cecina.

Un recorrido al Nevado de Toluca, escalar sus cumbres y admirar sus paisajes nevados, es una experiencia que se complementa con los sabores, cultura, tradiciones y actividades en sus alrededores. Recuerdos que permanecerán en su memoria, pues no hay nada que se pueda comparar con vivir intensamente la naturaleza de nuestro país.

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje